Cambios deseados

Viviane Freitas

  • 2
  • Dic
  • 2012

Cambios deseados

  • 2
  • Dic
  • 2012

¿Alguna vez revelaste algo que venciste y después te has visto retrocediendo ante ciertas cuestiones, que imaginabas haber vencido?

¿Cómo te sientes? Frustrada, mentirosa, avergonzada, etc., porque parecía que estabas haciendo lo correcto y, de repente, ¡es como si estuvieses haciendo todo mal!
Es como si tus palabras hubiesen perdido credibilidad para ti misma…

Invocas la “fe” y dices: ¡Ahora sí! Pero, cuando te das cuenta estás nuevamente envuelta en sentimientos que un día te asolaron.

¿Por qué ocurre esto? ¿Por qué en determinados momentos, nada de aquello que estas haciendo parece funcionar?

¿Por qué la culpa por haber fallado una vez más parece que “arrancan” tus esperanzas de un cambio interior?

Te voy a decir el motivo: ¡Tu espíritu es débil!

Y ¿cómo puede volverse fuerte? Cuando DECIDES, sin permitir que ninguna otra opción haga parte o cuestiones en esta decisión.

Cuando piensas: He fallado una vez más… ¿Nunca voy a conseguir cambiar?
¿Dónde está la fe en este momento? ¡Ni aparece! Pero la duda y el miedo de decepcionarte contigo misma nuevamente están presentes y te dominan.

¿Quién decidió dar esta confianza a la duda? ¡Tú! Y ¿por qué? ¡Por qué no has decidido CREER!

La duda hace que pierdas el equilibrio de aquello que ya has conquistado, hasta el punto de no poder establecer tu vida, porque no te valoras.

Esperas “sentir” los cambios, y esto te hace fracasar, porque cuando los sentimientos vienen – que siempre vendrán – prefieres confiar en las mentiras que te presentan… Supones que la Palabra de Dios puede que no esté en lo cierto, y de esta forma aquello que Dios dice lo desprecias.

¿Entiendes la gravedad del problema?
¡No creer, cómo dicen las Escrituras!

¿Qué dice la Biblia? ¿Qué no eres capaz? ¿Qué tienes que tener miedo? ¿Qué tienes que quedarte parada en los dilemas y aceptarlos porque a fin de cuentas, ya has intentado cambiar muchas veces y no lo has conseguido?

¿es esto lo que está escrito? ¡¡¡Es lógico que no!!!

¡Si dejas de sentir, y decides creer, no como piensas, sino como dicen las Escrituras, nada puede ir contra esto, ni el infierno!

¿Cómo y cuándo vas a decidir creer? LA DECISION es tuya, pero no te quedes apenas en “querer creer”, porque apenas el querer, no funciona.

No desistas de tus cambios, aunque nadie más crea en ellos.

Dejar un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

7 comentários

  1. Hola señora es verdad soy testigo de esto por que me pasa mucho y de verdad que cuando la duda y el miedo dominan es mas difícil ver por los ojos de la fe.. y tanto es por que en el primer intento de cambiar no resulta como esperamos de una vez viene la duda y por eso desistimos!! muy fuerte Dios la bendiga

    Ver más
1 2