¡¡Obrera que robaba  a Dios!!

Viviane Freitas

  • 11
  • Jul
  • 2013

¡¡Obrera que robaba a Dios!!

  • 11
  • Jul
  • 2013

Atendí hace algunos días a una obrera, que hablaba conmigo sobre sus diversas luchas, a todos los niveles.


Me dijo que había pasado por momentos difíciles, que casi hicieron que su fe desfallezca.

Afirmó también, de forma muy humilde, que llegó a tener su salvación en riesgo, por causa de tantas luchas. Ella no conseguía entender el por qué vivía en aquel infierno de vida, siendo una supuesta sierva de Dios.

Su voz embargada, sus ojos llenos de lágrimas, y con su semblante vergonzoso, asumió que, en ese momento, estaba distante de Dios y que hacia la Obra relajadamente. Su vida estaba amarrada, su tiempo era consumido por los quehaceres del día a día, no conseguía hacer nada y ni tenía tiempo para vestir el uniforme que tenía.

Nuestra conversación fue muy productiva, duró cerca de dos horas, y cuando le pregunté si leía la palabra de Dios y cual era la última vez que leyó. Rápidamente me respondió que había leído en aquella mañana. Nuevamente le pregunté: “pero ¿qué habló Dios contigo? Pásame el espíritu de lo que leíste. “ De inmediato, ella me dijo:

“ Fue muy fuerte, lo que Dios me mostró en una palabra habíamos leído hace años, pero que nunca la había visto de esa forma:“¿Robará el hombre a Dios? Sin embargo vosotros me robáis, y decís: ¿En que te robamos? En los diezmos y en las ofrendas.” (Malaquías 3:8 )

En cuanto meditaba, solo decía: Pero yo no robo, soy fiel diezmista y ofrendante , ¿qué es lo que Dios quiere hablar conmigo, en este pasaje? Fue cuando Dios me mostró claramente, que yo si robaba, cuando dejaba de sacar tiempo para servirle con calidad, con entrega y dedicación. Tenía tiempo para todo y para todos, menos para dedicarme a su Obra.”

Cuando ella lo dijo, enseguida la mostré que ahí estaba la raíz del problema, la razón por la cual su vida no fluía. A pesar de comprender que son muchas sus responsabilidades, ella no estaba no estaba haciendo tiempo para Dios. Siendo así, ¡estaba robando el tiempo que le pertenecía a El!

Y ¿cuándo robó mi tiempo para Dios?

Cuando me quedo perdiendo tiempo con lo que no me añade beneficio espiritual; con mis deseos, distracciones, vanidades, dando espacio a mi propio interés.

Queridas obreras, nuestro tiempo para Él, nuestra inversión en el altar, nos hace ser el propio diezmo y la ofrenda perfecta.

La obrera, después de nuestra conversación, salió con sus ojos abiertos, e incluso yo fui beneficiada, porque Dios también habló conmigo. Me hizo analizar donde he perdido mi tiempo.

¿Y tú, obrera? ¿Dónde estás invirtiendo tu tiempo?

Deja tu comentario sincero y dime: ¿Lo habías visto de esta forma? ¿Lo habías analizado de esta manera?

¡Quien nunca robó a Dios, que tire la primera piedra!

Dejar un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

13 comentários

  1. Hola,, Gran palabra es verdad me identifico con esta obrera porque nos dejamos llevar con tantos compromisos del dia a dia,, y dejamos lo mas importante que es ser la verdadera ofrenda para Dios es en su altar en su obra y no olvidar nunca de donde salimos… Este mensaje abrió mis ojos debo luchar no importa las dificultades lo mas importante es mi salvación pase lo que pase pido a Dios su misericordia

    Ver más
  2. buenas noches señora, no lo había mirado de esta manera , pero hoy en la mañana estuve tan atareada , y distraída en las cosas , que por un momento pare y Dios me hizo pensar en eso , mismo antes de leer este post Dios ya estaba hablando conmigo , y ahora que lo leí se en que he robado a Dios .. gracias por siempre enseñarnos señora que Dios bendiga a Sus siervas . y siempre nos haga ver y entender en que estamos fallando .

    Ver más
  3. Es muy cierto,muchas veses perdemos tienpos en vanidades de la vida y robamos tienpo a Dios.
    Sabe nunca me deteni a pensar me sirvio mucho el mensaje me hizo meditar.y tomar otra actitud.
    Dios la bendiga

    Ver más
  4. hola señora si precisamente hoy hablo dios con migo por el libro de samuel donde abla de la ofrenda que los hijos tomaban sin tener temor de dios yo salgo en el grupo de evanjelisacion los domingos pero antes aparte lo asía con mi esposo aveces una vez ala semana evagelizar pero ahora no lo boy a bolver a ser

    Ver más
  5. NUNCA LO HABIA VISTO ASI A ESTE PASAJE ; ME SIRBIO PARA RECAPACITAR Y VER SI LO QUE HAGO PARA DIOS ES SUFICIENTE , TAMBIEN CREO QUE DEBO DAR MAS EN LA OBRA DEL SEÑOR Y NO SOLAMENTE EN LA OBRA SINO FUERA DE LA OBRA TENEMOS QUE DAR LO MEJOR POR EJEMPLO EN CASA CON LA FAMILIA TODO TIENE QUE SER CON AMOR SERVIR CON AMOR EN TODO A DIOS Y LOS QUE HACEMOS LA OBRA DE DIOS DEBEMOS USAR LAS ARMAS QUE DIOS NOS DEJO EN SU TESTAMENTO QUE ES LA PALABRA DE DIOS ,ESCUDRIÑAR LAS ESCRITURAS ,AYUNAR ,ORAR CLAMAR A DIOS POR NUESTRO CAMBIO INTERIOR Y ASI ESTAR FUERTE PARA HACER SU OBRA , UN DIA UNOS MOMENTOS ANTES DE IR PARA LA IGLESIA PARA PONER MI UNIFORME RECUERDO QUE YO EMPECE A SENTIRME MAL ESPIRITUALMENTE ,PERO FUI IGUAL Y DE AI SALI RENOVADA FUERTE FELIZ, PORQUE COMO NUNCA HABIA GENTE HACIENDO FILA QUE LLEGO POR PRIMERA VEZ A LA IGLESIA DELANTE MIO Y DIOS ME USO PARA DAR LO QUE EL ME DIO PARA DAR SU ESPIRITU.AMEN GRACIAS A DIOS .DIOS LOS BENDIGA !

    Ver más
  6. Yo también me identifico mucho con lo que le paso a esta obrera y cuando hablé con mi Sister llegó a la misma conclusión.
    Recuerdo al principio como me envolvía con las cosas de Dios, como pasaba tardes enteras sola en mi casa leyendo la biblia y como Dios hablaba conmigo. Guardo experiencias maravillosas. Como tenía el deseo de evangelizar, no perdía momento de ganar un alma y lo daba todo.
    Pero me fui envolviendo con muchas cosas dentro de la iglesia, a nada decía que no y a la vez fui mirando para mi misma pues no me quedaba ni tiempo para mi.
    Recuerdo que de la paz y el amor que traía en el corazón pasó un tiempo y no fue de la noche a la mañana que era como si me doliese el alma. Fue algo muy fuerte y ahora me doy cuenta de como sufría mi alma por ese alejamiento de Dios.
    Gracias a Dios El siempre extiende la mano cuando nos volvemos de todo corazón.
    Pero lo cuento para que quien lo lea no se descuide.

    Isabel

    Ver más
1 2 3